Descripción

En 1940, en una pequeña tienda de ultramarinos de Carballo, se inició un proyecto que se convertiría en un símbolo de calidad y tradición de la industria conservera en España: Luis Calvo Sanz apostó por la innovación como la mejor manera de mantener el negocio familiar.