Descripción

Generalmente cuando escuchamos o leemos el termino I+D, solemos asociarlo a grandes empresas o grandes proyectos, pero nada más lejos de la realidad, un restaurador ya sea grande o pequeño también puede innovar, ya sea incorporando nuevos platos, servicios, procesos de elaboración o el concepto general del restaurante. Está claro que en la situación actual si queremos sobrevivir, tenemos precisamente de arriesgar e innovar, un pequeño gesto como seria adaptar nuestro sistema de trabajo a las nuevas tecnologías de conservación nos ofrece un amplio abanico de beneficios para el restaurador, la clave sin duda está en la elaboración anticipada y la correcta conservación, no hablamos de un cambio radical de los platos de la carta sino la adaptación de los mismos al proceso tecnológico, facilitando el trabajo en la cocina, y dando como resultado un mejor servicio al comensal reduciendo los tiempos de espera entre platos.