Publicidad

Nuevas perspectivas en torno a reverse vending

Nuevas perspectivas en torno a reverse vending

HOSTELVENDING.com 05/10/2016.- El debate sobre el Sistema de Depósito, Devolución y Retorno de envases lleva años abierto en un equilibrio entre los defensores y los detractores que ni pactado tendría tanta igualdad.

Con las nuevas iniciativas institucionales que están sobre la mesa en regiones como las Islas Baleares o la Comunidad Valenciana, el tema cobra un nuevo interés a nivel global, pero también lo hace a nivel particular en un negocio como el vending, donde hay empresas del sector directamente implicadas y donde también encontramos nuevos modelos de negocio que buscan hacerse un hueco ante la atenta mirada del profesional que no termina de saber si tiene recorrido o no.

En nuestro país funciona un Sistema Integrado de Gestión de Residuos que por medio de organizaciones sin ánimo de lucro, integradas por las propias empresas que manejan el sector que genera los residuos y que debe hacerse cargo de ellos, se responsabiliza de la recogida, transporte, almacenamiento y el reciclado de los mismos.

En esta lista no solo está Ecoembes, aunque es la más representativa, Ecolec, Ecovidrio, Sigaus, Ecopilas, Ambilamp, Sigre, etc., son colectivos que ejercen esta labor cuyo principal objetivo es impedir que los residuos que pueden ser aprovechados acaben en el vertedero o lo que es peor, en las calles, los mares, los ríos, las playas…

La falta de conciencia entre la población, la escasa responsabilidad personal que se tiene de manera colectiva e individual y el aumento constante en la generación de residuos generan problemas ambientales que están llegando al colapso en algunos casos.

La mejor manera de luchar contra esta situación es generar menos residuos, reducir la huella ecológica a nivel personal, pero también en el ámbito industrial. Este debe ser el primer objetivo, el segundo, gestionar de la mejor manera posible el residuo que se produce.

No solo hay una manera de hacerlo bien, ni la que escoge cada país es la mejor o la peor. Todos los sistemas pueden ser eficaces si se ejecutan bien, si hay confianza y transparencia, incluso todos pueden ser complementarios y no por ello más costoso, aunque así se esgrima desde diferentes frentes para atacar al contrario defendiendo la economía de la “eliminación de duplicidades”.

Por tanto, el debate no debería ceñirse a SIG frente a SDDR, sino a cómo eliminamos el 100% de los residuos (y en este caso vamos a ceñirnos a los envases ya que es el segmento que más afecta al sector del vending, aunque ya hay iniciativas para la recogida de pilar, luminarias e incluso residuos electrónicos).

Que sean las empresas las que declaran cuántos envases ponen en el mercado, que paguen por ello y que luego se responsabilicen de recuperar lo máximo posible, algo que resume en parte lo que supone un SIG, no es suficiente. Los propios datos de Ecoembes, la que se ha mostrado más beligerante con el sistema SDDR, corroboran que no se llega a los objetivos que deben ser como la Biblia del reciclaje. Representan 12.100 empresas y gestionan 560.000 contenedores amarillos y azules, sin embargo, como gran proyecto se marcan la recuperación del 80% de los envases domésticos para 2020.

En su propia memoria de actividades del año 2015, la organización afirma haber logrado reciclar el 74,8% de los residuos de envases que gestiona. Nada informa sobre los que se quedan fuera de la cadena y que también son responsabilidad de las empresas integradas.

Infografia SDDR y SIGSe puede ser más ambicioso y también más efectivo y en esto se basan los defensores de los SDDR. Como complemento o sustitutivo, mediante un sistema que incluya más obligación por parte de los comercios, las empresas y el consumidor, y también más concienciación, persiguen porcentajes más ambiciosos y ponen como ejemplo Alemania, el país que recicla el 98% de sus envases, según sus propios datos todo hay que decirlo.

Para nada hay que desmerecer la labor que se realizan desde los Puntos Verdes. Sin ellos, las circunstancias serían mucho peores, pero hay que hacer algo más y esta es la posibilidad que algunas administraciones, empresas y personas ven en métodos complementarios.

Oportunidad de negocio para el vending

Para el vending se reactiva un modelo de negocio que no solo tiene a un gran protagonista como Tomra. Hay más fabricantes, también más baratos y, sobre todo, nuevas iniciativas con las que se genera negocio, pero lo más importante, se consiguen recuperar más envases.

Lo admitía Joachim Quoden, director de Expra, y experto en el tema en una entrevista reciente al diario El Mundo: “La ventaja clara está en que con el doble modelo se recogen más botellas y envases, eso no tiene discusión”. El problema llega por el coste que genera la adquisición de estas máquinas o el esfuerzo que tienen que hacer los pequeños y medianos comercios para implantarlas o, en caso de no poder adquirirlas, encargarse de gestionar todo el proceso de recogida, almacenamiento y transporte.

Sí, la implantación de un SDDR supone costes extras y esfuerzos, pero si no se afrontan más caro nos salen los mares contaminados, las calles llenas de papeles y latas o los campos llenos de restos de vidrió y plástico que tarda en descomponerse cientos de años.

Aunque Tomra como fabricante monopoliza gran parte del mercado y sus máquinas son caras, dirigiéndose sobre todo a grandes espacios comerciales, hay muchas más alternativas. La primera patente de una reverse vending se sitúa en la década de 1920 por lo que este tipo de máquinas están tecnológicamente aceptadas y existen muchos fabricantes en el mercado.

Todas funcionan de la misma manera: el usuario introduce sus envases, la máquina los procesa y cuando se termina de introducir los envases entonces el usuario presiona un botón y se imprime un ticket con los envases introducidos.

En el caso de los comercios que no tienen máquinas, ese dinero que previamente ha sido depositado como fianza por el comprador, añadido al precio del producto o no (aquí sí que hay debate para rato), se devuelve de manera directa, en el caso de las máquinas, por ejemplo, se imprime un ticket que luego se convierte en un descuento.

Las capacidades de las máquinas son muy diversas en cantidad y en tipo de envase que es capaz de recoger, ya que en su mayoría están especializadas, algo que sus detractores también utilizan en su contra ya que dependen de otros sistemas para la recogida de materiales como el cartón o las bandejas de poliestireno, por nombrar dos ejemplos.

En nuestro país Tritech ha tomado la iniciativa asociándose no solo a una empresa como Madrid FAS Machine, sino introduciéndose en el comercio a través de grandes compañías como Ikea o Decatlón, además de llevar años funcionando en Italia.

También hay fabricantes más modestos como Ecomain, cuya máquina es capaz de albergar hasta 150 botellas de plástico y tetrabrik y 400 latas en su modelo mixto (botellas/tetrabrik + latas). En su modelo único estas capacidades se duplican alcanzando las 300 botellas/tetrabrik y las 800 latas.

Reciclando en una reverse vendingSu modelo de negocio se basa en la venta del espacio publicitario de la máquina. “Actualmente Ecomain vende el espacio publicitario en la máquina, ya que disponemos de soporte publicitario a través de la publicidad fija en el exterior de la máquina, publicidad dinámica a través de una pantalla y publicidad promocional a través de la impresión de tickets de descuento”, nos comentaba Dídac Álvarez, impulsor del proyecto que ahora ha encontrado el respaldo de Planeta Monster que lo está llevando a diversos municipios a través del programa de incentivos.

Hay otras empresas desarrolladoras como Wincor Nixdorf, Envipco o RVC, y casi todas ofrecen las mismas utilidades. Una vez escogida la máquina, las posibilidades de negocio a través de la publicidad o los programas de fidelización, más los incentivos de los descuentos forman parte de esta cadena en la que además se puede sacar partido vendiendo los residuos, si son de calidad y en volúmenes que merezca la pena manera.

Para una empresa además, tiene ciertos beneficios operativos al suponer ahorros en el propio tratamiento de estos residuos, más limpieza y más orden a la hora de tratarlos, además de quitar la responsabilidad a la persona de la empresa que deba gestionarlos.

Buscar patrocinadores o socios forma parte de este modelo de negocio que permite la creación de plataformas de apoyo y que se basa en la promoción entre los propios usuarios.

Es un negocio escalable, cuyos beneficios varían en función de las necesidades y también de las imposiciones, ya que en la actualidad no es raro encontrarse estos sistemas como exigencia para los servicios vending que se prestan por ejemplo en la empresa pública.

También contribuye a mantener una relación directa con el cliente, ya que se crea un contacto continuado en el tiempo y de beneficio mutuo.

Una legislación adecuada beneficiaría al reverse vending

Este es un modelo de negocio que lleva años llamando a las puertas de nuestro país pero que no ha terminado de encajar. La oposición es grande y el marco legislativo tampoco ayuda. Una modificación reglamentaria para dar cobertura al Sistema de Depósito y Retorno sería un espaldarazo definitivo y lo cierto es que algunos avances se han producido como el apoyo recibido desde el Senado hace unos meses.

La ‘Ponencia de estudio para la evaluación de diversos aspectos en materia de residuos y el análisis de los objetivos cumplidos y de la estrategia a seguir en el marco de la Unión Europea ha aprobado’, en su reunión celebrada el 7 de octubre de 2015 y en el documento publicado posteriormente en el BOE, se hace una pormenorizada defensa del sistema de retorno a través de máquinas automáticas, un apoyo que sigue sin llegar a la regulación y, menos, en forma de incentivos a las iniciativas que ya existen y que son muchas pero aisladas.

Uno de los principales defensores de los sistemas de reverse vending fue José Manuel Fernández Echevarría, director general de la Federación Española de Empresas de Distribución a Hostelería y Restauración. En su intervención aseguró que su sector, “con su actual logística inversa, además de recoger los envases reutilizables puede hacer la recogida de los envases de un solo uso, en toda la Horeca y en la alimentación tradicional independiente”.

“A pesar de los argumentos en contra de la gran distribución, su puesta en marcha, como en muchos otros países, supondría solamente un esfuerzo de adaptación en la distribución, en realidad es acomodar el espacio, porque el coste de las máquinas, cuando es automático, lo paga el sistema. El esfuerzo real en la aplicación del sistema de depósito es del consumidor y este está dispuesto a hacerlo”, añadía.

Y es cierto que cada vez hay más sectores que se posicionan a favor de este sistema. Igual ocurre con los usuarios que ven nuevas oportunidades tanto para reciclar como para obtener determinados incentivos que no tienen que ser solo las devoluciones del dinero que han adelantado.

A pesar de ello, no parece que vaya a producirse un apoyo desde la legislación a nivel estatal, ni mucho menos un cambio de sistema. Sí es probable que se sigan sucediendo las aportaciones específicas en las comunidades autónomas y que se sigan implantando iniciativas de manera local, pero una sustitución no está prevista a medio plazo.

Reciclaje en el vending

Esto permite a las empresas que se oponen seguir argumentando en contra de este sistema en términos globales, como el esgrimido con motivo del anuncio de su implantación en la Comunidad Valenciana por el consejero delegado de Ecoembes, Óscar Martín, en relación al engaño que representa para los ciudadanos que ya pagan un punto verde para que los envases sean reciclados, algo que no se dejaría de pagar y que obligaría a una doble imposición.

“Ahora primero deberán pagar hasta 40 céntimos por envase que recuperarán si lo devuelven en determinados lugares, frente a los 8 céntimos actuales. Precisamente con ese dinero -el de los envases que no se devuelven- se financia el sistema SDDR, porque el 35 por ciento de los envases se calcula que no retornan, de modo que se castiga al consumidor”, advertía el consejero delegado de Ecoembes, Óscar Martín.

Valencia también abre la puerta al reverse vending para mejorar las tasas de reciclaje 

Número 127
Descarga el último número
de nuestra revista

Modelo de negocios

Cinco razones para confiar en Hostelvending

1. Porque somos especialistas en el sector

En Hostelvending somos espcialistas en el sector del vending en España. Conocemos el canal y tenemos contacto con todas las empresas relacionadas con él desde fabricantes de máquinas a distribuidores y fabricantes de alimentos y bebidas. Contamos con una extensa experiencia de años trabajando codo a codo con las empresas y para las empresas.

2. Porque somos el principal medio del sector

Hostelvending cuenta con una reconocida trayectoria como el principal medio de comunicación del sector del vending en España con miles de visitas al mes en su versión online e impresa. Cubrimos los principales eventos del vending en España, realizamos reportajes en profundidad sobre las últimas novedades y tecnologías y analizamos la situación del sector con los datos más exhaustivos.

3. Porque nuestra publicidad es la más efectiva

Contar con una audiencia especializada hace que confiar en Hostelvending sea la mejor opción para dar a conocer su negocio en el mundo del vending. Sea cuál sea su nicho de mercado en el canal, nuestros productos y servicios están orientados a satisfacerlo. Y con las tarifas más competitivas para sacar el máximo partido y el mayor número de impactos. Nuestro newsletter lo reciben cientos de personas con poder de decisión cada semana.

4. Porque nuestro directorio es el más completo

En Hostelvending contamos con el mejor listado de empresas del sector del vending en España. Cubrimos todos los canales y ofrecemos la información más detallada y especializada para encontrar rápidamente lo que nuestros usuarios buscan. Nuestro cómodo buscador permite encontrar toda la información comercial de cualquier empresa a un solo clic.

5. Porque asesoramos sobre las mejores oportunidades de negocio

En Hostelvending ofrecemos un completo servicio de asesoría para empresas. Desde los aspectos legales y de normativa a las mejores estrategias comerciales, pasando por las oportunidades de negocio más apropiadas para cada tipo de empresa, sin importar su tamaño o sus objetivos. Creamos sinergias entre las empresas para generar nuevas oportunidades de negocio.