hostelVending
20
Miércoles,
Marzo 19
Productos Vending saludable |

La estrategia NAOS se queda obsoleta: ¿y ahora qué entendemos por vending saludable?

vending saludable,debate,naos,nova
Hostelvending.com | 2018-12-16

saludable

Las expendedoras tendrán que incluir un 70% de productos saludables en las Islas Baleares

HOSTELVENDING.com 17/12/2018.- ¿Y si todo lo que nos han contado sobre la Estrategia Naos es incorrecto? Bueno, en realidad no es que sea del todo incorrecto, sino más bien que se basa en preceptos que quizás se han quedado algo anticuados y que no se corresponden en todos los casos con los parámetros de una alimentación saludable.

A este respecto, el debate de los últimos años en torno al vending saludable se ha dirigido sobre todo nada más y nada menos que a su propia piedra angular: ¿Qué es el vending saludable?, ¿qué queda dentro o fuera de esta definición?, ¿y quién debe decidir lo que está dentro de los parámetros?

Para Raúl Rubio, presidente de Aneda, describir lo que es el vending o un producto saludable es algo que está fuera de las competencias de los operadores del sector: “Nosotros no entramos a valorar lo que es un producto saludable, sino que vendemos productos aptos para el consumo humano y regulados por las administraciones sanitarias”.

La conclusión resulta obvia: los únicos con potestad para decir lo que es saludable o no es saludable no son más que nuestros propios legisladores y los organismos que dispongan para tal fin, que, en el caso de la industria alimentaria, sería AECOSAN y las iniciativas que está desarrollando en España, como pueden ser el caso de la Estrategia NAOS.

Resumiendo los casi 15 años de historia que tiene a su espalda, la estrategia NAOS, nació en 2005 y se consolidó en la Ley 17/2011 de seguridad alimentaria y nutrición.

Así,  a lo largo de todos estos años, el foco de este plan ha estado siempre puesto en el mismo lugar: es necesario reducir el contenido de azúcares, sal, grasas saturadas y grasas totales, algo que recibió un nuevo impulso en el año 2017 con el Plan de Colaboración para que la industria alimentaria redujese de forma voluntaria dichos ingredientes en la preparación de sus alimentos.

A priori, tanto las intenciones como los objetivos que se persiguen parecen loables. El azúcar está vinculado a patologías como la diabetes; la sal, a problemas cardiovasculares como la hipertensión; y las grasas, entre otros, están relacionadas con la obesidad. En su conjunto, el abuso de estos tres componentes en nuestros alimentos son una auténtica bomba de relojería que atenta contra la salud pública, y reducirlas debería servir también para que el vending, en su conjunto, también fuese más saludable… ¿Pero lo es?

Ahora bien, todo esto no dejan de ser recomendaciones que se hicieron en su momento y que se mantienen ahora porque todo lo que sea acercarse a esos valores es positivo: “Que la administración exija tenerlo como referencia también es algo que contribuye a mejorar la oferta”, destaca el profesor Luis Moreno, miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Nutrición. ¿Pero es suficiente?

Borja Caballero, representante de la plataforma estudiante Cambiando el Vending, lo plante así: “La mayoría de empresas que buscan un vending más saludable se basan en las pautas de la estrategia NAOS, un código de carácter voluntario para las empresas creado hace muchos años y cuyo criterio nutricional está totalmente desactualizado en cuanto a evidencia científica se refiere”.

Según Caballero, esto es así porque pone el foco en aspectos aislados de los alimentos, ignorando el origen de los ingredientes, el grado de procesamiento o la palatabilidad de los mismos: “Así, nos encontramos paradojas aberrantes como que un refresco sin azúcares (que sigue siendo insano por su alta patabilidad y nulo valor nutricional) quede mucho mejor bajo este criterio que unos frutos secos”, reprocha.

Para entenderlo de una forma más sencilla, la estrategia NAOS se basa en el valor nutricional de cada alimento y en una serie de ingredientes que están relacionados con el azúcar, la sal y las grasas, y es justo en ese punto donde falla.

Sin embargo, si miramos uno por uno los alimentos que entran dentro del rango de “saludable” y “no saludable”, rápidamente vemos que hay un sinfín de contradicciones. Por ejemplo, la miel, por cada 100 gramos, 82 son de azúcar, ¡y sin embargo el aporte nutricional de la miel es muy positivo para el ser humano! O en el caso de una bolsa de nueces, podemos encontrar que de cada 100 gramos, 54 son ácidos grasos.

Justo en el otro extremo se encuentran los refrescos Zero o los snacks Light. Una bolsa de patatas fritas puede tener 4.7 gramos de grasas saturadas (menos que un fruto seco) y 0.2 gramos de azúcar; o una Cola Zero tiene 0 gramos de azúcar y prácticamente no tiene calorías.

Si siguiésemos con la lista de alimentos de la expendedora, el resultado al final siempre sería el mismo y la conclusión se hace obvia: los criterios de la estrategia NAOS están obsoletos.

 saludable

¿Y cuál es la alternativa NAOS? El Sistema Nova y los “Real Fooders”

Frente a los criterios de NAOS, existen varios modelos alternativos que abogan por no medir el valor nutricional de cada alimento sino más bien el grado de procesamiento que ha tenido.

De hecho, a los seguidores de esta tendencia y estos hábitos alimentarios, son lo que se conocen como “real fooders”, es decir, personas que se alimentan exclusivamente de “comida de verdad” y excluyen de su dieta diaria productos que estén demasiado procesados o no sean naturales.

Para teorizar esta tendencia, nace el Sistema NOVA, diseñado por expertos de la Universidad de Sao Paulo (Brasil) y que se aleja de la clasificación piramidal (dividida en hidratos, proteínas, grasas, azúcares, vitaminas, etc) y se acerca a algo más sencillo de identificar para el usuario.

Así, el Sistema NOVA arremete contra los alimentos excesivamente procesados y propone 4 grupos:

1 alimentos nada o muy poco transformados, como una manzana o un filete de pescado congelado;

2. ingredientes culinarios (azúcar, sal, especias, aceites);

3. alimentos procesados, es decir, con una lista de ingredientes corta y sencilla (pan, sardinas en aceite, quesos curados);

4. ultraprocesados. Alimentos complejos derivados de procesos industriales y que rara vez se pueden conseguir en casa. Incluyen todo tipo de aditivos, saborizantes, textruizantes y que se resumen en esta frase: “No puedes comer solo uno”.

Pues bien, la recomendación de este tipo de sistema es basar la alimentación en alimentos grupo 1 y 2, tomar con moderación del grupo 3 y alejarse lo máximo posible de los ultraprocesados.

Eso sí, a falta de ninguna iniciativa institucional que permita seguir caminando en esta dirección, de momento todo queda en manos de la buena voluntad del sector del vending para fomentar una oferta saludable.

Recibir información de máquinas y proveedores
Registrarse en Hostelvending
Buscar Empresas
Puede dar de alta gratuítamente su empresa, productos y/o máquinas de vending. Para ello solamente necesita registrarse y completar el formulario de alta de empresa en el directorio. Regístrese ahora.



Quiénes somos | Contacto
Aviso Legal | Política de Cookies | Política de Privacidad
C/ Ferrocarril del Puerto, 8. Oficina 18. (Málaga)
Publicidad - Tarifas - Dossier 2019 | Dossier 2019 (IN)
HostelVending.com se publica bajo licencia CC

CC


Utilizamos cookies propias de carácter técnico para mejorar nuestros servicios y permitir la operatividad de la tienda. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.