Coffee On The Go

Sin duda el Coffee on the Go es uno de los modelos en expansión dentro de la restauración automática. El café para llevar, sobre todo a la oficina o al centro de estudios, es cada vez más frecuente. 

Estaciones de servicio, universidades, tiendas de conveniencia y hasta panaderías disponen de estos corners de café con unas máquinas que presentan claras diferencias con respecto a las del vending tradicional:

  • Dispensan tapas para poder llevar la bebida sin riesgos.
  • Disponen de diferentes tamaños de vasos de café, con preferencia por las bebidas largas.
  • Las pantallas son táctiles y a menudo ocupan todo el frontal de la máquina de vending.
  • Ofrecen un producto premium, muchas veces acompañado de leche fresca, siropes, toppings, etc.
  • El producto tiene un precio superior al de la máquina de vending tradicional.

Este modelo, casi inexistente hasta hace pocos años en España, es ahora cada vez más popular, y no solo entre el público más joven (aunque es el target principal).

Tematización, selfservice, calidad y una fuerte personalización con respecto a los gustos del cliente son cuatro de los ingredientes de este café que lleva años arrasando en Estados Unidos y algunos países del centro y norte de Europa. 

 

Diseño y ubicación

Marcas como Starbucks han apostado muy fuerte por este modelo. No solo ofrecen el mismo café que dan en sus cafeterías sino que cuidan mucho el diseño, de modo que el usuario tiene la sensación de estar en una minicafetería Starbucks. 

Así, es muy importante elegir bien tanto el diseño —de forma que parezca más un Coffee Shop, una cafetería de autoservicio, que una mera máquina de vending— y el emplazamiento —buscando siempre lugares de mucho tránsito de personas que van hacia su puesto de trabajo, a su lugar de estudio o de viaje—. 

Además, este tipo de módulos de Coffee to Go son ideales para completar los minimarkets en las empresas. 

Así, los módulos suelen ser muy versátiles y encajan perfectamente en empresas grandes y medianas, donde el flujo de trabajadores es lo suficientemente amplio como para rentabilizar la máquina a la par que se mejora la satisfacción del personal en el entorno laboral. 

Por supuesto, independientemente del tipo de empresa en el que se instale la máquina de coffee on the go, todos los fabricantes están de acuerdo en una idea clave: el aparato debería estar siempre en una posición estratégica para llamar la atención de los usuarios. Así, en el caso de aquellos canales de venta de impulso, la ubicación ideal sería la entrada del establecimiento; mientras que para las oficinas, las zonas de paso o descanso son una buena opción.

Las pantallas táctiles y el diseño limpio e innovador son las grandes bazas de este tipo de producto, que debe ofrecer procesos más interactivos de compra, y permitir el uso de aplicaciones para smartphone. 

 

No solo café

Este modelo no solo ofrece café. Las infusiones y los minisnacks están ya a la orden del día en los Coffee on the Go.

Leche fresca, toppings, siropes y otros complementos marcan la diferencia con respecto al vending tradicional de café.

Sin embargo, el elemento que determinará el grado de satisfacción del cliente será el café: puede decantarse por una máquina que muela el grano en el momento, o, por el contrario, una que pueda tratar con todo tipo de cápsulas.

 

Cómo instalar un Coffee on the Go

Muchas empresas del sector están ofreciendo este modelo: Selecta, Azkoyen, Bianchi, Rhea Vendors… Por citar algunas. 

Uno de los modelos que más éxito está teniendo es el Starbucks on the go, operado en exclusiva por Selecta España y que funciona con dos formatos: El ‘FullService’, en el que Selecta presta totalmente el servicio replicando el modelo de vending tradicional, y el ‘PartService’, con el que se establece un formato de colaboración con el cliente, que realiza la gestión diaria de la máquina con su personal previa formación por parte de Selecta.

Modelo de negocios