Publicidad
Noticias Vending Entrevista | Giorgio Rancilio

Historia de la creación de un imperio familiar: Rancilio

Historia de la creación de un imperio familiar: Rancilio

HOSTELVENDING 05/08/2019.- Rancilio ha destacado por mantener siempre una tradición exportadora desde su nacimiento. Presente en cada rincón del mundo, su cupo de exportación alcanza el 90%. Hablamos con Giorgio Rancilio, presidente y CEO, quien nos rememora los inicios de la empresa italiana para proyectarnos, además, el futuro que se presenta para el grupo.

Para empezar, cuéntame un poco sobre la historia de Rancilio. ¿Cuándo comenzó a funcionar?, ¿cómo surgió la idea? Porque una fábrica no se consolida de un día para otro.

Rancilio nació en 1927, así que este año cumple 92 años. Gracias a la intuición de mi abuelo paterno, el padre de mi padre. No sé la razón a la perfección, porque nunca conocí a mi abuelo en vida. Solo sabemos que tenía experiencia como técnico mecánico, que trabajaba en una empresa en su ciudad de Parabiago y, probablemente, comenzó a ver las primeras máquinas y, en ese momento, decidió poner en práctica sus habilidades mecánicas y técnicas para iniciar su propio negocio.

¿Pero, comenzó con café directamente?

Con las máquinas, sí. Así comenzó su aventura empresarial, con máquinas de café. Luego se marchó de la compañía donde trabajaba y, poco a poco, con un pequeño taller, comenzó solo y con un colaborador para crear las primeras máquinas de café, que en principio se vendían únicamente en la pequeña ciudad de Cicino, en Milán.

Fue una realidad local, en definitiva.

Muy local y muy pequeña, por aquel entonces.

Entonces llegó el “papà”…

Sí, y comenzó a crecer hasta que mi abuelo, desafortunadamente, falleció a finales de los años cincuenta, pero tuvo tres hijos.

¿Murió joven?
Sí, tenía casi sesenta años. Pero, como decía, Roberto tenía tres hijos, que tomaron las riendas y la tradición de la compañía. A lo largo de los años, sobre todo en los años sesenta, setenta y ochenta, han transformado esta empresa familiar en una pequeña realidad industrializada, con producción en masa; presente en los mercados internacionales. A fines de la década de 1980, Rancilio estaba vendiendo un 30% en Italia y un 70% en el extranjero.

¿Especialmente en el mercado del norte de Europa o siempre en Italia?
Europa del Norte y Europa del Sur. Por ejemplo, España y Portugal ya eran mercados muy importantes.

Se trata entonces de un discurso que viene de muy lejos para España y Portugal.

Absolutamente sí. En los años setenta y ochenta ya estuvo presente con mucha fuerza.

En ese momento había otras marcas e incluso algunas llegaban lejos, pero se reducía a un número muy pequeño, ¿no es cierto?
Recuerdo que por aquel entonces existía Cimbali, Faema y Gaggia. Y por supuesto, Rancilio.

¿Significa que Rancilio es uno de los fabricantes históricos de máquinas de café?

La tradición exportadora ya estaba presente en esos años. Hoy todavía se acentúa porque, sobre todo, con la adquisición de Egro, que se vende mucho en el extranjero, especialmente en Asia y los Estados Unidos, el cupo de exportación ha aumentado aún más hasta alcanzar el 90% en la actualidad. El 10% es Italia, aunque sigue siendo el primer país más importante.

Es decir, tiene una tradición exportadora muy importante.

Absolutamente. Si bien en Italia la presencia es buena, en esencia, la vocación exportadora siempre ha sido muy alta. Volviendo, mi abuelo, después de sus experiencias locales y nacionales, comenzó las primeras exportaciones a Francia y Suiza. Fue la exportación inicial.

¿Le resultó sencillo?

No, pero digamos que la voluntad de crecer, incluso fuera de las fronteras nacionales, siempre ha sido un fuerte impulso en todas las generaciones de Rancilio.

A nivel de empleados: ¿cuántas personas trabajan en Rancilio?

Los empleados de las empresas del grupo Rancilio son casi 300. Hay 170 empleados en las oficinas centrales cerca de Milán y el resto son subsidiarias comerciales. También tenemos un laboratorio de Egro, que se mantuvo en Suiza, donde se originó.

Suiza tiene una tradición de máquinas muy precisa, ¿verdad?

Siempre digo que los italianos son buenos para hacer semiautomáticas, las tradicionales. Los suizos y los alemanes han desarrollado un know-how sobre lo que llamamos “todo automático”. Nosotros también somos esa manifestación. Al principio, cuando quería ingresar a este mercado, también intentamos desarrollar un modelo, la tecnología interna de Rancilio, pero luego me di cuenta de que habría llevado demasiado tiempo. En ese sentido, entendí que era necesario cambiar de estrategia y me fui a Suiza, tierra natal de la semiautomática, a buscar un compañero. Un socio, algo que pudiera darme la oportunidad de entrar en este mercado. Encontré a Egro, que estaba en un momento particular de su vida histórica, que en cualquier caso, estamos hablando de una compañía que ha fabricado máquinas de café desde 1934, por lo que tiene una gran tradición. Pero la propiedad no continuaba en ese momento interesada en mantener la actividad y, por lo tanto, fue lo suficientemente fácil como para encontrar la oportunidad de adquirir Egro completamente.

Ahora es un grupo muy poderoso, ¿hay muchas marcas dentro?

Sí, esta también ha sido mi filosofía, por decirlo así. Si mi abuelo tuvo esta idea y comenzó un negocio con un producto y una pequeña empresa; mis padres, es decir, mi padre y sus hermanos, lograron convertirla en una realidad industrial y en una marca conocida a nivel mundial, la tarea de la tercera generación para mí siempre ha sido crear más marcas en el Grupo, cada una especializada para una característica y tecnología específicas. En resumen, se trata de segmentar. También porque el mundo de la tecnología se está especializando y, por lo tanto, las oportunidades son mayores, pero también las necesidades son muy diferentes.

¿En cuántos países está el Grupo presente actualmente?

En unos 115.

Una cobertura prácticamente global. ¿También alcanza Sudamérica, Norteamérica, Australia y China?

Sí, y también en las Maldivas y también en Barbados. Y esto lo aplicamos, además, en los diferentes segmentos, por ejemplo: hablamos de Oteo, de Office Coffee, la última tendencia que, en España, suponen los supermercados, lo hemos convertido en nuestra punta de lanza ya que fuimos los primeros en introducir ese modelo de tienda. Nuestra filosofía es precisamente eso: no pretendemos imponer un producto en el que pensamos, sino que tratamos de entender las necesidades de uso de tal manera que se ofrezca la tecnología adecuada.

Y esa idea de presentar las marcas Rancilio, por ejemplo, en Ikea, ¿cómo surgió? ¿Fue una idea de Ikea o común?

Considero que uno debe tener la suerte de tener esa oportunidad, pero también debe estar listo para estar en el lugar adecuado, en el momento preciso y con el producto correcto. Y por eso decimos que, en ese caso, también fue una combinación de estos factores. Desafortunadamente, en el pasado, cuando comencé a administrar la empresa, no tenía una oferta de súperautomáticas, que luego llegó con Egro; en cambio, estaba en el momento adecuado, pero no tenía el producto. A veces también es cuestión de momentos.

Volviendo a la trayectoria Rancilio…

Mi padre y sus hermanos hicieron un gran esfuerzo para retomar el negocio familiar y convertirlo en una realidad industrial. Tanto que en el 72 lograron trasladar a toda la unidad de producción desde el centro de la ciudad, para reubicarla en el exterior con espacios mucho más amplios donde todavía estamos hoy. Recuerdo, aunque era un niño, que supuso no solo un gran esfuerzo financiero, sino personal.

¿Cuántos metros cuadrados son?

La parcela es muy grande. La propiedad consta de 65.000 metros cuadrados; la producción y las piezas cubiertas abarcan, aproximadamente, 13.000 m2.

¿Cómo está cambiando Rancilio en términos de productividad y crecimiento de ventas?

Un gran cambio que creo que afecta a todas las empresas con las que trabajo en este sector, incluyéndonos a nosotros, es que nos proyectamos cada vez más a nivel local. Somos productores, pero tenemos que estar interesados en lo que sucede en el resto de países. Por ejemplo, en los últimos veinte años hemos abierto cinco delegaciones directas de Rancilio y una está representada por Rancilio Portugal, que actualmente está en su undécimo año de actividad. Además, como tenemos buenos contactos, también les hemos confiado todo el mercado ibérico.

¿No habría sido más fácil, como tantos otros lo han hecho, ir al norte de Europa?

Vamos a todas partes de todos modos. No es una estrategia que excluya al otro, sino también supervisamos los mercados maduros, en general fuerte en términos del mercado. Son difíciles, son competitivos, pero suponen todo un entrenamiento para enfrentarse aún mejor los mercados menos saturados.

Hablemos de Rancilio desde hace tres años hasta aquí.

En tres años diría que ha vivido, al menos un 7% de crecimiento general. Está claro que aún se puede hacer más, pero prefiero un 7% más que hacer un 15% y luego perderlo todo. Tenemos un crecimiento estable y consolidado.

Actualmente, ¿hacia dónde va Rancilio?

Estamos de vuelta aquí, de nuevo, en España y Portugal. Creo que todavía tenemos mucho que lograr en Rancilio Iberia. Este mercado es muy importante y crucial para nosotros. Por supuesto siempre estamos invirtiendo en nuevos productos. También estamos trabajando en la innovación no solo en productos, sino también en procesos de negocios. En particular, el servicio técnico, esencial a nuestro juicio.

Por último: Sudamérica y África, esos dos continentes, ¿cómo estáis trabajando allí?

América del Sur no funciona igual en todas las regiones, hay que analizarla individualmente. Por ejemplo, si bien Venezuela en este momento es un país políticamente difícil, tenemos un socio allí que ha estado trabajando con Rancilio durante más de cincuenta años y ha hecho un trabajo increíble.

 

Número 119
Descarga el último número
de nuestra revista
Modelo de negocios
Cinco razones para confiar en Hostelvending

1. Porque somos especialistas en el sector

En Hostelvending somos espcialistas en el sector del vending en España. Conocemos el canal y tenemos contacto con todas las empresas relacionadas con él desde fabricantes de máquinas a distribuidores y fabricantes de alimentos y bebidas. Contamos con una extensa experiencia de años trabajando codo a codo con las empresas y para las empresas.

2. Porque somos el principal medio del sector

Hostelvending cuenta con una reconocida trayectoria como el principal medio de comunicación del sector del vending en España con miles de visitas al mes en su versión online e impresa. Cubrimos los principales eventos del vending en España, realizamos reportajes en profundidad sobre las últimas novedades y tecnologías y analizamos la situación del sector con los datos más exhaustivos.

3. Porque nuestra publicidad es la más efectiva

Contar con una audiencia especializada hace que confiar en Hostelvending sea la mejor opción para dar a conocer su negocio en el mundo del vending. Sea cuál sea su nicho de mercado en el canal, nuestros productos y servicios están orientados a satisfacerlo. Y con las tarifas más competitivas para sacar el máximo partido y el mayor número de impactos. Nuestro newsletter lo reciben cientos de personas con poder de decisión cada semana.

4. Porque nuestro directorio es el más completo

En Hostelvending contamos con el mejor listado de empresas del sector del vending en España. Cubrimos todos los canales y ofrecemos la información más detallada y especializada para encontrar rápidamente lo que nuestros usuarios buscan. Nuestro cómodo buscador permite encontrar toda la información comercial de cualquier empresa a un solo clic.

5. Porque asesoramos sobre las mejores oportunidades de negocio

En Hostelvending ofrecemos un completo servicio de asesoría para empresas. Desde los aspectos legales y de normativa a las mejores estrategias comerciales, pasando por las oportunidades de negocio más apropiadas para cada tipo de empresa, sin importar su tamaño o sus objetivos. Creamos sinergias entre las empresas para generar nuevas oportunidades de negocio.