hostelVending
12
Wednesday,
December 18
Reportajes Valoración |

El semáforo nutricional Nutri Score, ¿una sentencia o una oportunidad para el vending?

nutri score,etiquetado,vending,soluciones
Hostelvending.com | 2018-11-28

Vending slaudable

Sanidad impondrá criterios de calidad nutricional en las licitaciones de vending

HOSTELVENDING.com 29/11/2018.- Todavía no hay fecha para su implantación, pero el anuncio de la implantación del semáforo nutricional Nutri Score ya hace palidecer a parte de la industria.

El objetivo es facilitar la información y esquematizarla para el consumidor que de una sola ojeada tendrá clasificados toda una serie de productos en los estantes de los supermercados, pero también y lo que es muy importante en las máquinas de vending.

Se trata de un etiquetado frontal de los alimentos que distingue su calidad nutricional por un código de cinco colores y que promete ser una herramienta más para luchar contra los problemas derivados de la alimentación al posibilitar elecciones más equilibradas.

Incidencia en el vending

Sin duda, su irrupción va a tener una incidencia determinante en el vending, ya que la oferta que vamos a encontrar en las máquinas se va a definir de manera inmediata.

Va a ser una etiqueta que tiene como objetivo facilitar la identificación de los alimentos y bebidas que hay que evitar de manera frecuente.

La falta de información que tiene el consumidor cuando se planta delante de una máquina al no poder acceder a la composición de un alimento será agua pasada ya que, sin pantalla y sin aplicación móvil sabrá si su contenido calórico, de grasas saturadas, azúcares y sal es excesivo o no. Es más, se podrían ordenar los alimentos y bebidas de manera ordenada para poder apreciar los colores sin demasiado esfuerzo.

Esto puede ser una ventaja porque se acaba con esta carencia que siempre se ha criticado en el canal, pero también una desventaja, sobre todo, si no se configura una oferta variada en cuanto a "colores" se refiere. La venta automática corre el riesgo de tener mayoría de etiquetas rojas y naranjas, lo que podría desincentivar el consumo, ya que aunque no son alimentos porhibidos de por sí, el propio color aporta connotaciones negativas que pueden alejar a los usuarios de las máquinas.

También puede pasar todo lo contrario y que los colores sean un foco de atracción. Las empresas que están apostando por el vending saludable y sobre todo, las marcas y productos que están dentro de esta corriente, están en el extremo contrario. El semáforo nutricional va a suponer un impulso más a su promoción, ya que los señalados en verde siempre serán mejor percibidos (aunque hay casos en los que se caiga en ciertas trampas, como ya se ha identificado en el hecho de penalizar el aceite y aupar a los refrescos zero).

Nutri Score valora el conjunto el producto, puntando en positivo por contenido en proteínas, frutas, legumbres o fibra y en negativo según grasas saturadas, azúcares, sal y contenido calórico total. Además lo hace calificando cantidades de 100 gramos, un detalle de vital importancia para el vending, ya que las porciones que se venden suelen ser algo inferiores, por lo que determinados productos se van a ver muy penalizados frente a otros.

Esto era algo que querían evitar grandes compañías como Coca-Cola , Mondelez, Nestlé, PepsiCo y Unilever, que poco antes del anuncio del Ministerio de Sanidad habían presentado una iniciativa conjunta para desarrollar el Etiquetado Nutricional Evolucionado, un sistema parecido pero que en el caso de las cantidades, colocaba los colores en función de las porciones. Se trata de una valoración mucho más interesante para estas empresas que ahora han desistido para el segmento de los alimentos.

En un comunicado conjunto, las cinco empresas han atribuido la suspensión del proyecto a la "insuficiente comprensión y apoyo al sistema propuesto" debido a la ausencia de "una definición armonizada de los tamaños de porción" a nivel europeo.

Una de las cuestiones que más polémica despertó el etiquetado fue que definía "tamaños de porción de consumo" que variaban en función de la categoría de producto, en vez de calcular el porcentaje de grasas, azúcares y sales siempre en base a 100 gramos.

En opinión de estas multinacionales, indicar la cantidad de nutrientes en unidades de consumo es más útil para el comprador, mientras que algunos expertos contradicen esta tesis por considerar que induce a error e impide una correcta comparación.

Los impulsores del proyecto han precisado que se suspenden las pruebas en productos de alimentación pero se mantendrán en bebidas, ya que estas últimas "no se consumen en porciones menores a 100 mililitros" y, por tanto, "el debate acerca de reflejar tamaños más pequeños en el etiquetado" no existe.

Además, han instado a la Comisión Europea a que estudie una armonización del uso de tamaños "más pequeños basados en porciones de consumo real" como el defendido en su sistema, en el marco del proceso iniciado por este organismo para elaborar un informe sobre sistemas de etiquetados nutricionales voluntarios.

Apoyos desde la comunidad sanitaria

El sistema aunque no está exento de polémica, goza del beneplácito de la comunidad nutricionista. Así por ejemplo, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas) ha calificado la decisión de adoptar el sistema NutriScore de “magnífica noticia ya que se trata de un sistema sencillo, basado en criterios científicos y que ha demostrado efectividad. Al valorar globalmente la calidad nutricional evita la confusión que pueden generar otros modelos alternativos, como el semáforo múltiple y el que tienen en cuenta el tamaño de la porción”.

Sespas apoya “el nuevo etiquetado y el resto de medidas anunciadas, como el tan esperado cumplimiento de la Ley de Seguridad Alimentaria para prohibir los productos no saludables en los centros escolares y la regulación de la publicidad de alimentos poco saludables dirigida a menores. Esperamos que entre en la agenda también el impuesto a las bebidas azucaradas, los subsidios para la adquisición de productos saludables a poblaciones vulnerables o la regulación eficaz de la publicidad alimentaria”.

Sabemos que esto suele ser sinónimo de enfrentamiento con la oferta en el vending, ya que en la mayoría de los casos no se tiene en cuenta que se trata de un canal destinado a un tipo de consumo concreto y que además cuenta con un espacio muy limitado por lo que la oferta es muy reducida, suponiendo un agravio con otros espacios de distribución alimentaria.

Además, el colectivo sugiere que se tengan en cuenta otros aspectos, como ingredientes no contemplados en el algoritmo inicial. Por ejemplo, "bajar un nivel en la clasificación (de A a B, de B a C, etc.) en productos que contengan edulcorantes artificiales o potenciadores de sabor, no contemplados en NutriScore. También podría usarse el sistema NOVA como complemento del NutriScore para ponderar a la baja productos ultraprocesados que salen bien con NutriScore, por ejemplo un refresco edulcorado".

También "incorporar en la norma del etiquetado un apartado sobre declaraciones nutricionales y de propiedades saludables, de forma que estas solo estén permitidas en productos con puntuaciones A o B en NutriScore. Carece de toda lógica que un producto etiquetado como E pueda llevar una alegación de salud por el simple hecho de que esté enriquecido con un nutriente que tenga autorizada esa alegación. Esto confundiría al consumidor, precisamente lo que se trata de evitar con NutriScore".

Recibir información de máquinas y proveedores
Registrarse en Hostelvending
Buscar Empresas
Puede dar de alta gratuítamente su empresa, productos y/o máquinas de vending. Para ello solamente necesita registrarse y completar el formulario de alta de empresa en el directorio. Regístrese ahora.



Quiénes somos | Contacto
Aviso Legal | Política de Cookies | Política de Privacidad
C/ Ferrocarril del Puerto, 8. Oficina 18. (Málaga)
Publicidad - Tarifas - Dossier 2019 | Dossier 2019 (IN)
HostelVending.com se publica bajo licencia CC

CC