hostelVending
21
Sunday,
October 18
Nacional Conflicto en Ferrol |

El vending de productos eróticos, ¿legal o ilegal?

vending erotico,ferrol,pica & pica,polémica,legislación
Hostelvending.com | 2018-03-12

HOSTELVENDING.com 13/03/2018.- La polémica siempre ha rondado el modelo de negocio asociado a la venta de productos eróticos a través de expendedoras.

Sin una regulación específica que deje claro qué artículos pueden estar permitidos y cuáles no para introducir en una máquina de vending instalada en la calle y para la que no existe control ninguno, las disputas se siguen sucediendo a día de hoy.

Surgen cuando determinados colectivos dan la voz de alarma sobre un negocio con el pretexto de la afluencia en la zona de menores, un público que está especialmente protegido ante la exposición de determinados productos.

¿Un condón no tiene ninguna implicación más allá de ser un sistema de protección en las relaciones sexuales y una crema sí?¿Ropa interior sugerente debería prohibirse mientras nadie pone en duda la venta de bikinis?

Lo cierto es que el conflicto apunta hacia determinados juguetes eróticos como los vibradores o las bolas chinas, evidentes en sus presentaciones y asociadas a las relaciones entre adultos de las que se intenta “proteger” a lo menores.

La última noticia que ha vuelto a poner este asunto sobre la mesa ha saltado en el municipio gallego de Ferrol, donde padres de un instituto y la asociación de vecinos del barrio han elevado sus quejas hasta el Ayuntamiento por considerar “inadecuada” la oferta de una máquina situada en una tienda automática 24 horas.

La franquicia Pica & Pica 24 Horas posee un local en una calle de tránsito habitual de los alumnos del IES Concepción Arenal, además de los pequeños que llevan a una guardería cercana. La visibilidad de la máquina es evidente y el acceso a los menores no está controlado por ningún sistema.

Vending erótico

¿Es legal o ilegal?

Al margen de estar al corriente de todos los permisos municipales que se necesitan para instalar una tienda de este tipo, el vending erótico tiene que unas limitaciones que no están demasiado claras, ya que la regulación que le afecta es antigua y deja espacio a las interpretaciones, aunque desde diversos foros se muestran muy seguros de que su instalación no es legal.

La primera normativa que afecta a este tipo de negocio es la Ley 1/2010, de 1 de marzo que modificó la Ley de comercio minorista, estableciendo la regla general de que la instalación de establecimientos comerciales no estará sujeta a régimen de autorización. Y, en consecuencia, derogó el apartado tercero del art. 49 de la Ley, en el que se exigía, para la instalación de máquinas de venta automática, autorización específica de las autoridades competentes por razón del producto objeto de la actividad comercial y la de las autoridades competentes en materia de comercio.

“Con el fin de eliminar toda autorización innecesaria que suponga una traba injustificada a la libertad de establecimiento, se suprime la autorización previa para ejercer la actividad de venta automática que otorgaban las autoridades competentes en materia de comercio y se remite a la normativa técnica que resulte de aplicación”. Así se recoge en la legislación en vigor.

Cierto es que al estar instaladas en la calle están afectadas por otras leyes importantes como la a Ley Orgánica 1/1996, de 15 de enero (BOE del 17), de protección jurídica del menor que recoge en su art. 11 que “las Administraciones públicas deberán tener en cuenta las necesidades del menor al ejercer sus competencias especialmente en materia de control sobre productos alimenticios, consumo, vivienda, educación, sanidad, cultura, deporte, espectáculos, medios de comunicación transportes y espacios libres en las ciudades”.

Hay que irse a unos años antes para encontrar la reglamentación que afecta directamente al vending erótico, una legislación que han criticado y bastante las empresas que se dedican a este negocio. Lo hacía Aldryn Rodríguez de Madelven al considerar que el Real Decreto 1189/1982, el que realmente habla de la venta de artículos eróticos, lo único que deja claro “es la prohibición para vender publicaciones eróticas, pero en el resto de cosas deja un margen muy amplio al decir que restringe la distribución de productos que atenten contra la moral y las buenas costumbres, además de no concretar, hace falta una modificación, ya que la moral y las costumbres del año 82 no son las mismas que ahora, han pasado casi 30 años”.

El Real Decreto habla de “decoro” y “buenas costumbres”, conceptos que han evolucionado mucho en las últimas tres décadas y que en determinados casos pueden quedar desfasados. En una interpretación mucho más restrictiva se podría decir que los artículos y objetos que tengan relación con el sexo solo podrán venderse en establecimientos específicos (sex shops) que deberán reunir requisitos específicos, tales como que únicamente se dediquen a dichos objetos, sin escaparates visibles desde el exterior ni reclamo publicitario, con prohibición expresa de acceso de menores de 18 años, que no formen parte otros locales públicos ni comunicación con ellos, etc.

Se ve mucho más claro cuando acudimos a un sex shop y observamos su apariencia externa, aunque en estos casos también hay que decir que sus servicios no se limitan a vender preservativos o consoladores, sino que hay una industria del sexo algo más variada y evidentemente reservada a los mayores de edad.

La polémica se repite llegando a casos como el acontecido en Irún en 2011 cuando el Ayuntamiento precintó una máquina de este tipo aunque no fue exactamente por vender productos eróticos, sino por solo tener licencia para vender productos de alimentación. No sabemos dónde llegará el ayuntamiento de Ferrol, pero quién decide si un consolador va contra el “decoro” y las “buenas costumbres”.

El tema es complejo y hasta ahora lo que se venía aplicando como nos aclaraba el responsable de Madelven era cierto sentido común para no ser demasiado evidente y acercarse a la pornografía, manteniendo las distancias con lo que es una máquina expendedora de productos eróticos y un sex shop.

Por lo tanto, la conclusión que se puede obtener del desarrollo normativo es que la venta es legal y que no llamar la atención es fundamental. Además hay ciertas excepciones porque el caso de los preservativos es especial y además muy común, incluso hay administraciones públicas que incentivan la instalación de máquinas específicas como el caso de Madrid en el Metro.

En este sentido, el profesor Ricardo del Estal Sastre, en un informe del Centro de Estudios de Consumo de la Universidad de Castilla La Mancha, puntualiza que pese a que el concepto “productos eróticos” es algo indeterminado, del mismo deberían excluirse los preservativos, cuya difusión y distribución no solo no está prohibida por ninguna norma, sino estimulada por razones profilácticas y sanitarias que no concurren en los productos eróticos propiamente dichos, que tienen una finalidad más bien de tipo lúdico o placentero. Por lo que considera que los preservativos pueden ser objeto de venta en máquinas automáticas, aunque estén ubicadas en la vía pública.

No ser explícito es la clave y cuidar las imágenes que se ven en las cajas puede marcar la diferencia, algo que en el caso de Ferrol está complicado, ya que los productos elegidos y las marcas son fácilmente identificables, suponiendo por tanto un agravio comparativo con lo escrupulosos que son los sex shops en esta materia, a los que no se les permite dejar el escaparate a la vista de todos.

La alternativa que desarrolló Olevending

Para atajar estos debates, la enseña Olevending desarrolló hace ya tres años un modelo de máquina muy novedoso con el que despreocuparse de las normativas. Se trata de un equipo que no deja ver el producto en su interior.

La presentó en la Feria de Franquicias de Madrid, siendo su gran novedad la inclusión de una pantalla polarizada que se deja ver por el público que se identifica con su DNI como mayor de edad. Durante tres minutos dejaba al descubierto su oferta para que el cliente pudiera elegir, una forma de cumplir con ese “decoro” del que habla la legislación del 82 y que además permite ese característica llamativa del vending erótico al ser una propuesta totalmente diferente.

 

Recibir información de máquinas y proveedores
Registrarse en Hostelvending
Buscar Empresas
Puede dar de alta gratuítamente su empresa, productos y/o máquinas de vending. Para ello solamente necesita registrarse y completar el formulario de alta de empresa en el directorio. Regístrese ahora.



Quiénes somos | Contacto
Aviso Legal | Política de Cookies | Política de Privacidad
C/ Ferrocarril del Puerto, 8. Oficina 18. (Málaga)
Publicidad - Tarifas - Dossier 2018 | Dossier 2018 (IN)
HostelVending.com se publica bajo licencia CC

CC